lunes, 31 de diciembre de 2012

TRAMO Exposición de Coches y Motos de Ensueño

Los más exclusivos y deseados coches del mercado se dan cita hasta el 6 de enero en el pabellón 2 de IFEMA Madrid.

Un año más los sueños de multitud de personas se congregan en el Reciento Ferial de IFEMA para que al menos una vez al año se pueda disfrutar de cerca de joyas sobre dos y cuatro ruedas: comienza TRAMO Exposición de Coches y Motos de Ensueño.

Que mejor manera de pasar un entretenido día de navidad con toda la familia o con un grupo de amigos, que disfrutar de la interesante cita automovilística que se muestra desde el día 21 de diciembre hasta el día 6 de enero en el pabellón número dos del recinto IFEMA de Madrid.
Con la colaboración de particulares y aficionados al motor, la experiencia que provoca asistir a la Exposición de Coches y Motos de Ensueño sólo es comparable al momento en que cualquiera de los más de 100 vehículos expuesto – entre autos y motocicletas – arranca su motor y el bello de los asistentes se eriza. 

Imposible de explicar con palabras la sensación de asombro y emoción que discurre desde el momento en que se traspasa las puertas del pabellón hasta que el asistente es consciente de la magnitud de la exposición, sensación no sólo apreciable en las caras de los niños, utilizados como escusa por sus padres para asistir y que abarrotan el pabellón en compañía de padres y amigos.
La conjunción entre aquellos superdeportivos que responden a marcas tan exclusivas como Ferrari o McLaren es perfecta con la presencia de vehículos históricos de más de medio siglo con ejemplares únicos – no olvidar que podemos disfrutar de uno de los cinco DeLorean utilizados en la película Regreso al Futuro – con modelos que aunque no sean únicos, exclusivos es uno de los adjetivos que lo definen.

Si ya nombramos el DeLorean como uno de los vehículos cinematográficos, el otro que resalta por su belleza y pos su singularidad es el Aston Martin DBS de 1969 en que tan mal inicio de vida matrimonial tuvo James Bond en la película "007 al Servicio Secreto de su Majestad"
Una lista de los modelos que pueden contemplarse – y escuchar cuando se tiene la fortuna de presenciar su encendido – en la exposición y que muy raramente volveremos a disfrutar son varios, uno de los que más resalta por dicha exclusividad es el imponente Mercedes SL65 Black Series – exclusivo en España – o del Bertone Nuccio único en el mundo y presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de este mismo año. 
Tramontana GT
Tauro V8
Entre tanta representación alemana, italiana o inglesa, la delegación española formada por el mítico Pegaso Z-102, el caza de combate Tramontana GT o el vallisoletano Tauro V8 Spider, provoca que durante un momento la sensación de orgullo y satisfacción no sea sólo propia de discursos, navideños regalando una sonrisa en el rostro de aquellos asistentes que durante años han visto como desde su país, el mundo del motor ha quedado relegado a la fabricación y montaje de modelos extranjeros y a la desaparición del sueño de SEAT.
Como no sólo de coches se nutre la exposición, es de obligada mención la extensa colección de motocicletas que se puede apreciar en TRAMO entre las cuales se encuentran 25 unidades de la colección Medinabi, la cual es la colección de motos clásicas fabricadas en España más grande y completa jamás reunidas.
Si al asistente a la exposición se le queda corto sólo observar los deportivos expuestos, desde Formula GT Experience se le acerca la posibilidad de probar durante 15 minutos y en circuito abierto, de un Ferrari 458 Italia, considerado el mejor deportivo con motor V10, en el que después de unos primero instantes de emoción y manos temblorosas, responderá de manera sumisa a todos los deseos de nuestro pie derecho.

Todos los horarios y precios de las entradas pueden consultarse en la web oficial de la exposición o en su lugar en la página web de IFEMA.
Una manera de ocio familiar y divertida en la cual podemos decidir que pedir a los Reyes Magos este año como ya hicimos el año pasado.
Galería: Google, facebook.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Consejos vendo....taller

Siempre hay un roto para un descosido.

El coste de mantener y arreglar un coche puede resultar no solo costoso si no más complicado que lo de un inicio podemos pensar. Unos pequeños consejos nos pueden ahorrar unos cuantos €uros.
Sólo los árbitros de fútbol son más odiados que esas puñeteras y algunas veces invisibles columnas que brotan mágicamente en el garaje de casa o en el parking público. Cientos de coches han tenido más que un raspón al pasar demasiado cerca de estas columnas, dejándonos como recuerdo un enorme rayón acompañado de una puerta metida para dentro.
Llevar el coche a reparar puede resultar una penuria para la cartera al tener que cambiarse la puerta entera en algunos casos, pero ¿existe alguna manera de arreglarlo bien, fácil y sobre todo barato? Si después del fatídico encuentro con la columna, si la pintura no se ha soltado la solución es fácil e ingeniosa, sólo nos hará falta un secador de pelo –el más potente que se tenga-, un gran bloque de hielo – o si se tiene opción, un spray de CO2 – y diez minutos de tiempo.
Como se puede ver en el siguiente vídeo, se aplica en primer lugar calor con el secador – antes habremos limpiado la superficie dañada - y a continuación se rocía co2 con el spray, o en su defecto se frota con el hielo. Al instante veremos como poco a poco por el cambio de temperatura la chapa del coche se irá arreglando volviendo a su forma original, pura física.
Las inclemencias del tiempo provocan que en los coches que duermen en la calle, al cabo de unos años les salgan unas detestables notas de óxido tan odiosas como esos pequeños arañazos que afean a cualquier coche y que son odiosamente costosas de reparar.
Tradicionalmente un pequeño raspón se arreglaba pintando toda la zona afectada, siendo una solución cara e ineficaz, ahora las firmas Kia y Toyota han creado una solución más barata: las Stickfix.

El nuevo milagro digno del mejor anuncio de teletienda se basa en una lámina de película adhesiva de tamaño A5 la cual está pre-cortada en 33 formas y tamaños diferentes dependiendo de nuestra necesidad. Cada película está tratada con una capa de pintura – y aquí lo más importante – original de cada firma y aunque la cifra de colores distintos es de 29, ambas firmas admiten que el número irá aumentando.
El proceso de colocación no puede ser más simple, lo primero que se debe hacer es limpiar la zona raspada, a continuación se decide el tamaño de Stickfix que necesario y se procede a su pegado, para finalizar se pasa un trapo húmedo por encima del adhesivo para que burbujas de aire o desperfectos desaparezcan. 


Podemos adquirir estas Stickfix en cualquier concesionario oficial al precio de 29,48 € sin incluir impuestos, por lo que aunque no se trate de una solución muy estética, es mucho más barato que meter el coche al taller.
Muchas páginas y blogs de temática similar a la nuestra indican que las Stickfix pueden ser utilizadas en coches de diferentes marca, pensemos que son meras pegatinas de colores, el problema radica en que la paleta de colores de Kia o Toyota pueden ser diferentes al de otras marcas.
Seguro que algún euro nos podremos ahorrar.
Fuente: noticias.coches.com, motorafondo.net, youtube.com…
Galería: Google

lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Qué es el camuflaje de prototipos?

Evitar miradas indiscretas sin dar pistas del diseño final, es el objetivo del camuflaje de los prototipos.

Como ocurre en el ámbito militar, el camuflaje tiene el fin principal de que quien lo lleva puesto pase inadvertido ante enemigos en un caso y “fotógrafos espías” en el mundo del motor.

Antes de que cualquier automóvil salga al mercado para su venta, han pasado cuatro años desde el inicio de su desarrollo, dejando atrás una cifra cercana a los 200 prototipos y miles de horas de trabajo que en su conjunto suma los 200 millones de euros arrojando la singularidad de que el 30% de los gastos de fabricación de un determinado coche suponen el 30% de su precio final.




Estos costes provocan que la seguridad del diseño y prestaciones de los modelos sin comercializar aun, sea una de las cuestiones más secretas y resguardadas que cada marca de automóviles guarda. Una foto indiscreta de unos de sus modelos puede dar a traste todo un año de trabajo y tirar por la borda millones de euros en diseño y desarrollo.

La necesidad de rodar los prototipos en carreteras abiertas al tráfico para así probar varios aspectos que es imposible su correcta funcionalidad en los circuitos privados que poseen las marcas, hacen que el camuflaje de prototipos tenga una importancia vital sobre todo en los últimos meses de trabajo.

Anteriormente, lo más habitual a la hora de camuflar un vehículo, era instalar placas de plástico o metal modificando así el diseño exterior del nuevo modelo, intentando hacer irreconocible el original a la hora de ser visto o fotografiado. El problema de instalar piezas a un coche recae en que además del aspecto exterior, el comportamiento del vehículo a ciertas velocidades como la respuesta aerodinámica también sufre alteraciones.

Por ello en los últimos años se ha incorporado a las placas de plástico, una serie de pegatinas con dibujos abstractos, que debido al curioso efecto óptico que producen, impiden dislumbrar la forma real del vehículo, sin modificar las respuestas reales de conducción del prototipo en cualquier condición climatológica, ya que dichas pegatinas aguantan temperaturas mínimas de 70 grados y mínimas de hasta 40 grados negativos.

Los responsables del camuflaje del prototipo empiezan su trabajo cuando el nuevo modelo no es sólo más que un diseño en el ordenador o un trozo de arcilla con forma, es en esos momentos cuando se decide que partes del nuevo modelo y que rasgos principales se deben mantener a salvo.

Alrededor de 36 meses antes del lanzamiento del modelo, se circula con “la mula”, el cual es la denominación de aquellos automóviles que emplean carrocerías de modelos conocidos pero que incluyen plataformas, amortiguación o motores del futuro modelo.

Entre el año y el año y medio antes de conocer el modelo final, se puede ver al automóvil en la segunda fase del desarrollo, el cual algunas unidades ya emplean una carrocería muy similar a la final cubierta con unos apósitos que la hacen irreconocible.

En el último año de desarrollo para realizar los test de sonoridad, consumo y aerodinámica se utiliza los vinilos. En la actualidad existen tres tipos de vinilos los cuales son los más utilizados hoy en día.

Fishies
Lágrimas
Inicialmente se utilizaba los denominados fishies que radicaba en colocar varios vinilos de forma romboidal sobre la carrocería del prototipo, más adelante surgieron los vinilos con forma de lágrimas de color negra que además de disimular las formas originales, colocados sobre una superficie blanca, logra el reflejo de los flashes de las cámaras. Lo último son los vinilos flimmies, no sólo recurren a vinilos geométricos que oculten las verdaderas formas de la carrocería: además, también se emplea la técnica del 'parpadeo del color', que permite saber las proporciones del modelo... pero que hace imposible distinguir las formas de las zonas cubiertas por el camuflaje.


Flimmies
Ante el problema de que la competencia quiera espiar un modelo no propio, se responde colocando en los prototipos piezas y elementos externos característicos de otros modelos tanto propios como de la misma competencia, ¡incluso emblemas y logos de la competencia! Puede resultar un tanto curioso, pero las ópticas – tanto delanteras como traseras – son muy complicadas de disimular y la ley obliga que estén en perfecto estado, por lo que las marcas se nutren de recambios de otros modelos o incluso de otras marcas.

Circular con estos modelos por carreteras ordinarias es tan crucial para el éxito o fracaso de las ventas, que la elección del lugar es materia vital. La gran mayoría de compañías automovilísticas, llevan sus prototipos a zonas donde la climatología es extrema y así ver cómo responde el automóvil ante problemas como cerraduras congeladas, climatización del habitáculo, exposición del motor a temperaturas bajo cero, etc. En España podemos ver como las carreteras de Sierra Nevada de convierten en pistas de pruebas ya que no sólo su magnífica señalización ayuda a la conducción, sino que la cercanía de la montaña con la playa, hace que los modelos estén en pruebas de frío y calor en la misma jornada.


Sea por la razón que sea, el camuflaje siempre será un aspecto en que espías y espiados estarán en completo estado de alerta.


Galería: Google

lunes, 10 de diciembre de 2012

Plymouth Superbird

El Corre Caminos que vimos en Cars.

El enfrentamiento por el prestigioso piloto de NASCAR Richard Petty, provocó que los chicos de Plymouth construyeran su auto ganador de la misma manera que Frankenstein construyó su creación, locura y partes viejas soldadas entre si.


El Plymouth Superbird parece la locura de un granjero sureño que ha modificado su antiguo muscle car, pero no, el Superbird es real, tan real que fue construido en 1970 por una simple razón: ganara la NASCAR, o eso es lo que se dijo, por que la razón principal fue competir contra el Dodge Daytona del año anterior y la razón por la que Richard Petty se marchó de Plymouth y corrió para Ford.


Ante tal pérdida, se decidió construir un modelo Plymouth que fuera “similar” al Daytona y con la base de un  Plymouth Road Runner, sencillo cupé de dos puertas, poseía incluso una bocina que emitía el característico bip-bip en honor al correcaminos, el dibujo animado de la Warner Brothers en el que se había inspirado. Se dejó que la compañía Creative Industries le diera esos toques aerodinámicos tan característicos. Para empezar se amplió la parte delantera hasta 45 cm, incorporando en ese frontal con aspecto de tiburón unos faros delanteros escamoteables tras unas cubiertas de fibra de vidrio. La luneta posterior enrasada original fue sustituida por un cristal liso pero, para ocultar que se había realizado esta modificación, todos los Superbird estaban equipados con un techo de vinilo negro.

Plymouth Road Runner
La nota más característica fue el increíble alerón trasero de 60 cm que durante años se pensó que su altura respondía a una complicada combinación de aerodinámica y peso, pero no fue del todo así, en 1999 un ingeniero de la Plymouth desvelaba que la altura respondía a una decisión más mundana, era lo suficientemente alto para poder abrir el maletero. Este alerón trasero era sin duda alguna la seña de identidad del Superbird, pero su utilidad era cero en sus modelos de calle o en las carreras de cuarto de milla, su funcionalidad empezaba a partir de las 90 millas por hora, unos 145 km/h.

La política de la NASCAR en 1970 era que se debía tener disponible para la venta una unidad por cada distribuidor del fabricante en los Estados Unidos. Plymouth debía construir 1920 Superbirds, cifra que terminó ascendiendo hasta las 1970 unidades – a pesar de tener en su momento 2000 pedidos - cifra tan baja que hace muy costoso encontrar una unidad en venta hoy en día.

Las unidades disponibles para la competición montaban el motor más grande montado en un coche de NASCAR, el Hemi de 426 pulgadas que desarrollaba hasta 425 cv, motor que se podía escoger para el modelo de calle – hasta 135 unidades en venta llevaban este motor – pero que era demasiado potente por lo que también se fabricó con un 440 Six Pack de 390 cv  –  665 unidades salieron con este motor  – y la opción menos potenciada, el 440 Super Commando de 375 cv, eso sí, todos ellos eran majestuosos motores V8.

El fin del Superbird y de los “aero cars” llegó con las limitaciones de 1971, no se permitía un desplazamiento en sus motores no mayor de 305 pulgadas cúbicas (5.0 litros). Así que mientras aún eran legales para las carreras, la pérdida de potencia por tener un motor más pequeño, hicieron que los autos no fueran competitivos.

Para los amantes de las curiosidades, fue una sorpresa ver como en la película Cars, unos de los personajes principales no sólo era un Plymouth Superbird, además lucía los colores y el número del Superbird que hizo famoso Richard Petty. Tanto en la película como en la vida real, el Super Bird sufren un terrible accidente que merma las opciones e victoria de ambos.


En el año 2012, la compañía norteamericana HPP viendo el terrible empuje de las ventas de los Superbird clásicos - uno en buen estado puede llegar a los 75.000$ - lograron construir un nuevo y mejorado Superbird del siglo XXI, el prototipo fue presentado en sociedad ese mismo año, los costes y la precaria situación económica hizo desaparecer el sueño de volver a ver al Correcaminos por las autopistas.



Bip, bip.

Galería: Google

lunes, 3 de diciembre de 2012

Top Gear. Episodio especial "The Worst Car in the History of The World / Eleor coche de la historia"

Un pequeño aperitivo de Top Gear.

Todavía falta unos pocos meses para que la BBC estrene la temporada 19 del programa Top Gear, por ello Jeremy Clarkson y James May nos enseñan cual es el peor coche fabricado jamás.


Siempre que en Top Gear hacen una elección entre varios autos, el ganador será el más rápido, el de mayor aceleración o el que recorre antes su famosa pista de pruebas, pero nunca habían discutido sobre una pregunta que cuestiona miles de personas diariamente, cual es el peor coche de la historia, veamos.

Links disponibles en Sockshare, Hotfile y Rapidgator.

Y el ganador es.....

Fuente: mcdrifter.com, topgear.com
Galería: Google